Cómo trabajamos

En Psicoral  trabajamos la terapia según un enfoque cognitivo conductual. En este tipo de terapia, a parte el trabajo del psicólogo, resulta fundamental el nivel de colaboración y de implicación del paciente: cuanto más participe a la terapia llevando a cabo las tareas sugeridas por el psicólogo, más eficaz y rápida será la recuperación. La duración de las sesiones es aproximadamente de 1 hora, y la frecuencia es semanal, aunque conforme la persona vaya mejorando se irán espaciando

En general, la terapia cognitivo conductual  se desarrolla en tres fases:

  • EVALUACIÓN:

Esta primera fase dura entre las 2 y las 3 sesiones y está finalizada a recoger todos los datos necesarios para realizar una evaluación del caso, a través de entrevistas y en algún caso cuestionarios. Al finalizar las 3 sesiones de evaluación el psicólogo planteará una hipótesis explicativa y los objetivos del tratamiento.

  • INTERVENCIÓN:

Esta fase tiene como fin la de conseguir los objetivos planteados anteriormente. Se realiza a través de intercambios verbales y la realización de propuestas o tareas: en esta fase es muy importante la participación y la colaboración del paciente para que el tratamiento resulte eficaz y se alcancen los objetivos más rápidamente.

  • SEGUIMIENTO:

Una vez alcanzados los objetivos, las sesiones de seguimiento tienen como fin la de evaluar el mantenimiento de los cambios conseguidos.

En la relación entre paciente y terapeuta deben predominar una serie de valores que estén sustentados en la confianza mutua:

  • LA HONESTIDAD

Si un caso no es susceptible de tratamiento psicológico por el motivo que fuese se comunicará al cliente de forma clara y directa para que éste tome una decisión que sea lo más acertada y conveniente posible, como podría ser la derivación a otro profesional especialista por ejemplo.

  • EL RESPETO

Total y absoluto respeto a los valores y creencias del cliente. No puede haber ningún tipo de discriminación por motivos ideológicos, religiosos, de condición sexual.El terapeuta tiene la obligación de adaptarse en todo momento a cualesquiera que sea la condición del cliente.

  • LA CLARIDAD

Hay que informar de forma clara, veraz y directa al cliente de en qué fase de la terapia se encuentra en cada momento y de cuáles son sus logros o posibles recaídas, de forma realista y sin generar falsas expectativas.

  • ÉTICA Y CONFIDENCIALIDAD

El psicoterapeuta debe regirse por el código deontológico de su profesión (y debe garantizar al cliente la absoluta confidencialidad del proceso terapeútico.